¿Deben asistir los niños a un funeral?